Santo Domingo

Jueves 14 de diciembre del 2006

LISTIN DIARIO
 
 
SECCIONES
 
OTRAS SECCIONES
Guía de la Diversión
SERVICIOS
REVISTAS
Agregar a Favoritos Imprimir Enviar por E-Mail
CINE

“La pequeña Miss Sunshine”

LA CINTA NOS PRESENTA TODA UNA PROBLEMÁTICA FAMILIAR
ARMANDO ALMÁNZAR R.
Abigail Breslin, Toni Collette, Steve Carell y Greg Kinnear en una escena de la película “La pequeña Miss Sunshine”.

Santo Domingo.- Pongan atención: una película cuyo título es “Little Miss Sunshine”, o sea, que nos va a ilustrar sobre una pequeña que se dispone a participar en un concurso de belleza para niñas al cual sus padres la van a llevar.
¿Qué piensan? ¿Acaso puede ser semejante plato apetecible para una mentalidad adulta, para un firme amante del cine?
Segurito que van a contestar que no, que eso es una bobera, una nadería, una cursilería, porque eso mismo hubiéramos pensado nosotros de habérsenos planteado el plato de esa manera.

Y, sin embargo, para que vean que a cualquiera se le muere un tío (y ahora sí, hasta al cantante añejado), este film es una delicia.
Y no es una delicia porque se trate de una simple buena comedia, sino porque, en un envoltura de comedia simple, se nos ha presentado toda una problemática familiar de alcance total.

El film, dirigido por Jonathan Dayton y Valerie Faris es una “road movie”, o sea, que la enorme mayoría de los hechos que se cuentan se desarrollan durante un viaje. Y ese viaje lo hacen los miembros de la convulsa familia Hoover: el abuelo, Richard; el padre, Sheryl, la madre, Dwayne; el hijo adolescente, Olive; la hija pequeña, y Frank, hermano de Richard.

Y el viaje es largo, unos dos mil kilómetros desde donde ellos residen hasta California, porque sucede que Olive, que había quedado en segundo lugar en un concurso preliminar, ocupa el primero al ser descalificada la ganadora original, y debe participar en el concurso final.

Pero resulta que esta familia no es una familia cualquiera: Richard tiene un proyecto de vender su sistema de auto ayuda “Los Nueve pasos”, y está seguro de que será un tremendo triunfo, pero todo pende de un hilo. Dwayne no habla desde 9 meses antes porque odia a toda la humanidad, su familia incluida. El abuelo es el entrenador de Olive para el concurso, pero es un deslenguado y aspira coca, chocando siempre con todos en la familia. Frank acaba de salir del hospital luego de intentar suicidarse, es gay y el hombre que amaba se fue con otro. Y la pobre Sheryl hace lo que puede para lidiar con semejante manicomio.

Para colmo, todos tienen que viajar en una viejo minibús cuyo embrague se daña a las primeras de cambio, y todos tienen que empujar cada vez que se detienen.

Y eso no es más que la introducción de los muchos incidentes que vive esa familia durante el camino, y las que viven cuando al fin participan en el famoso concurso.

Repetimos: su envoltura es de comedia, pero lo que sufren, gozan, experimentan y cambian durante ese trayecto y hasta el final es una formidable lección de vida.

Muy bien fotografiada por Tim Suhrstedt, con una musicalización muy por encima del promedio cualitativo, y con una dirección que nos hace sentir las emociones del endiablado viaje segundo a segundo gracias a una edición fabulosa, este film cuenta además con un reparto que es modélico, desde Alan Arkin, el abuelo, hasta la deliciosa Abigail Breslin, Olive, pasando por la siempre excelente Tony Colette (Sheryl), Steve Carell (Frank), Grez Kinear (Richard) y Paul Dano (Dwayne), sin ser archi famosos, este grupo puede darle ciento y ralla a cualquier otro estelar.

 
 
 
 
  MÁS DE CINE
Listín Digital - Editora Listín Diario
Paseo de los Periodistas #52. Tel.: (809) 686-6688, Fax: (809) 686-6595, Santo Domingo, R.D.
Contacte al
webmaster