Santo Domingo
Martes 01 de agosto del 2006
LISTIN DIARIO
 
 
SECCIONES
 
OTRAS SECCIONES
Guía de la Diversión
SERVICIOS
REVISTAS
Agregar a Favoritos Imprimir Enviar por E-Mail
RELIGIÓN / Dos minutos
Descubrir al carpintero
LUIS GARCÍA DUBUS

“El era una magnífica persona. Me gustaba hablar con él, porque siempre tenía una opinión acertada”.
“Es cierto”, dijo otro, “él era, además, muy positivo. En muchas ocasiones recibí de él no sólo orientación sino también aliento”.
Uno tras otro fue refiriéndose al amigo desaparecido en términos similares, hasta que alguien declaró.

“La verdad es que, como dice el refrán, nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.
Todos estuvimos de acuerdo con esto. Habíamos descubierto por entero cuánto valía la compañía de aquel amigo, cuando ya era tarde para disfrutar de ella.

Razón tiene aquel otro refrán que dice. “La cercanía engendra menosprecio”. Parece que resulta muy difícil apreciar los valores de una persona cuando uno la tiene demasiado cerca.
En este momento, a usted y a mí nos puede estar pasando esto con alguien.
¿Tendremos que esperar hasta cuando ya no haya tiempo?

***********
En el evangelio de hoy (Marcos 6,1-6) aparece un caso parecido. El Señor volvió a Nazaret, su pueblo. Fue donde su gente.
Allí todos lo conocían desde chiquito. Conocían a María y a todos sus parientes. Para ellos, El era simplemente “el carpintero”.
Y no supieron apreciarlo.

Fue entonces cuando el Señor produjo esta frase que todos conocemos: “Sólo en su tierra, entre sus parientes y en su casa, desprecian a un profeta” (Marcos 6,4)
La consecuencia de esto fue que “No pudo allí hacer ningún milagro... Y se extrañó de su falta de fe”.
(Marcos 6,5-6)

Me resulta interesante ver cómo la falta de fe puede bloquear al Señor. Bloquear su potencia. Bloquear su influencia. Bloquear su eficiencia.
A usted y a mí puede estarnos pasando lo mismo. Es muy posible que no estemos descubriendo al Señor cuando se nos manifiesta, y nos estamos perdiendo la enorme riqueza que esto significa.
Le propongo que esta semana nos metamos a “descubridores”. Siento la seguridad de que, si usted ha leído este artículo con interés, el Señor se lo manifestará en alguna forma esta semana. Yo voy a estar atento para “descubrirlo”, y le propongo a usted también que lo esté.

LA PREGUNTA DE HOY
¿Dónde puedo descubrir al Señor presente?
Aunque hay muchas maneras, voy a sugerirle una: cuando El se nos manifieste a través de alguien.
Y para esto vamos a considerar en especial tres cualidades del Señor: COMPASIÓN, HUMILDAD Y ACTITUD DE SERVICIO.

Si usted esta semana tiene contacto con alguien que le presenta alguna ayuda desinteresada, reconozca allí al Señor pensando en usted con una sencilla ACTITUD DE SERVICIO.

Si usted se encuentra con una persona en quien ve usted una actitud de modestia, de bondad, de afabilidad y sencillez, (aun tenga condiciones económicas y sociales altas), reconozca allí al Señor manifestándose con la auténtica HUMILDAD.

Y si usted nota una genuina COMPASI”N en la actitud de alguien, sepa que sólo la presencia activa del Señor puede producir esto.
Puede ser que el Señor me diga a mí un día: ¿No me conociste en la servicialidad de fulanoÖ? ¿No me reconociste en la humildad de menganaÖ? ¿No te diste cuenta de que yo estaba mostrándote mi compasión a través de tal y cuálÖ?

Así que vamos a estar en actitud de descubrirlo oculto en los “fulanos”, los “menganos” y los “tal o cual” que tengamos cerca esta semana. En alguno de ellos, se nos manifestará el Señor.

¡Ah!, y no se sorprenda si ese “alguien” en quien usted descubre COMPASI”N, HUMILDAD O ACTITUD DE SERVICIO esta semana, es...
¡USTED MISMO!

[email protected]  
 

 

 
  RELIGIÓN
Quién está educando al pueblo
Reflexión
  SENDEROS
  COLUMNAS
Listín Digital - Editora Listín Diario
Paseo de los Periodistas #52. Tel.:(809)686-6688, ext. 2232 / Fax:(809) 686-6595, Santo Domingo, R.D.
[email protected]