Santo Domingo
Martes 01 de agosto del 2006
LISTIN DIARIO
 
 
SECCIONES
 
OTRAS SECCIONES
Guía de la Diversión
SERVICIOS
REVISTAS
Agregar a Favoritos Imprimir Enviar por E-Mail
LAS MUNDIALES

¿Discrimen antihaitiano?

 
Haitianos buscan refugio en la sede de la Unión Bautista Evangélica, huyendo de la violencia entre pandillas en Puerto Príncipe..

MIAMI/AP.- La sala de reuniones en el bufete de abogados Kurzban, Weinger and Tetzeli estaba repleta. Los abogados se turnaron para hablar ante el micrófono, con sus rostros desencajados por la frustración. Una y otra vez se hacían la misma pregunta: ¿Por qué? Por qué, se preguntaban, los inmigrantes haitianos eran objeto de discriminación por parte del Gobierno estadounidense.

En esa velada reciente el tema fue la protección temporal, una designación que el gobierno federal puede conceder a los extranjeros permitiéndoles permanecer temporalmente en Estados Unidos debido a agitación política o desastres ambientales en sus países.

Los centroamericanos han recibido reiteradamente esa protección después de huracanes y terremotos en Nicaragua, Honduras y El Salvador.

Pero los haitianos nunca han tenido la misma suerte, pese a décadas de inestabilidad política, secuestros y asesinatos, además de desastres por tormentas tropicales.

“¿Por qué los haitianos no son suficientemente aptos para las mismas protecciones básicas?”, preguntó Steve Forester, del grupo Mujeres Haitianas de Miami.

La cuestión ha atribulado desde hace mucho tiempo a los haitianos que buscan refugio en Estados Unidos. Pero hay una pregunta de fondo que, a juicio de algunos, refleja lo discriminatorio del sistema inmigratorio estadounidense: “¿los inmigrantes haitianos reciben trato diferente porque son negros?

Ernso Joseph, un niño haitiano huérfano, fue uno de centenares de inmigrantes que llegaron a las costas de Miami cuando su embarcación encalló en el 2002. Aunque sólo tenía 15 años al llegar, Joseph pasó casi tres años lidiando con funcionarios del Departamento de Seguridad Interna que insistían que tenía más de 18 años y que era pasible de deportación. Aún después que un juez le concedió asilo en el 2003, el gobierno mantuvo a Joseph detenido mientras apelaba la decisión.

En el verano pasado, después de dictaminar que Joseph era menor de edad, un juez de inmigración le concedió residencia permanente. “Siento como que pasé por muchas cosas, pero valió la pena”, dice Joseph, que vive en Miami y va a la escuela para aprender inglés.

 
 
 
  MÁS NOTICIAS
Listín Digital - Editora Listín Diario
Paseo de los Periodistas #52. Tel.:(809)686-6688, ext. 2232 / Fax:(809) 686-6595, Santo Domingo, R.D.
[email protected]
s